María Gacio
Buscador >>
COMENTARIO DE LA SENTENCIA DEL T.J.U.E. DE 21.12.16 SOBRE CLÁUSULAS SUELO
10/01/2017
1.- La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (en adelante, T.J.U.E.) de fecha 21.12.16, resuelve tres peticiones de decisión prejudicial - C-154/15 (planteada por el Juzgado de lo mercantil nº1 de Granada) y C-307/15 y C-308/15 (planteadas por la Audiencia Provincial de Alicante), cuya tramitación se realizó de forma acumulada- que tenían por objeto tal y como señala literalmente la sentencia:

(1) “Las peticiones de decisión prejudicial tienen por objeto la interpretación de los artículos 6 y 7 de la Directiva 93/13/CEE del Consejo, de 5 de abril de 1993, sobre las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores (DO 1993, L 95, p.29; corrección de errores en DO 2015, L 137, p.13)”.

2.- Como ya es sabido, la sentencia declara que:

“ El artículo 6, apartado 1, de la Directiva 93/13 debe interpretarse en el sentido de que se opone a un jurisprudencia nacional que limita en el tiempo los efectos restitutorios vinculados a la declaración judicial del carácter abusivo, con arreglo artículo 3, apartado 1, de dicha Directiva, de una cláusula incluida en un contrato celebrado con un consumidor por un profesional, circunscribiendo tales efectos restitutorios exclusivamente  a las cantidades pagadas indebidamente en aplicación de tal cláusula con posterioridad al pronunciamiento de la resolución judicial mediante la que se declaró el mencionado carácter abusivo”.

3.- Los ejes del razonamiento jurídico contenido en la sentencia del T.J.U.E. son, en mi opinión, los siguientes: 

a/ El principio de no vinculación de los consumidores a la cláusula abusiva (art.6 apartado 1 de la Directiva 93/13), que no se respetaría plenamente con una jurisprudencia como la nacional que limitaba en el tiempo los efectos restitutorios de una cláusula declarada judicialmente abusiva.

b/ El efecto disuasorio que supone que las cláusulas abusivas no se apliquen frente a los consumidores, y que solo se logra con el pleno respeto al citado principio de no vinculación. (Art.7 apartado 1 de la Directiva)

c/ En evidente interrelación con los dos anteriores,  y en aras a la plena eficacia de la protección conferida por la Directiva 93/13, el recordatorio de que una cláusula contractual abusiva incluida en el ámbito de aplicación de la Directiva 93/13 es apreciable “de oficio” por el juez nacional.

d/ La protección incompleta e insuficiente para el consumidor que resulta de una jurisprudencia nacional –como la plasmada en la Sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013- al limitar temporalmente los efectos restitutorios derivados de la declaración judicial de su nulidad por abusiva.


4.- De la lectura de la sentencia se colige que el Gobierno español, Cajasur Banco y Banco Popular alegaron que el pronunciamiento del Tribunal Supremo había otorgado a los consumidores un nivel de protección más elevado que el que garantiza la propia directiva.

Sin embargo, el T.J.U.E. señala que ciertamente el Tribunal Supremo en su sentencia de 9 de mayo de 2013:

“ (48)  (…) interpretó la exigencia de transparencia a que se refiere el artículo 4, apartado 2, de dicha Directiva en el sentido de que tal exigencia no se circunscribía a la transparencia formal de las cláusulas contractuales, que implica el carácter claro y comprensible de la redacción de éstas, sino que se hacía extensiva a la observancia de la transparencia material, que implica que sea suficiente la información facilitada al consumidor en lo que atañe al alcance tanto jurídico como económico de su compromiso contractual”.

Pero matiza:

(50) Ahora bien, a este respecto, el Tribunal de Justicia ha declarado que reviste una importancia fundamental para el consumidor disponer, antes de la celebración de un contrato, de información sobre las condiciones contractuales y las consecuencias de dicha celebración (…)” (51) “Por lo tanto, el examen del carácter abusivo, en el sentido de artículo 3, apartado 1, de la Directiva 93/13, de una cláusula contractual relativa a la definición del objeto principal del contrato, en caso de que el consumidor no haya dispuesto antes de la celebración del contrato, de la información necesaria sobre las condiciones contractuales y las consecuencias de dicha celebración, está comprendido dentro del ámbito de aplicación de la Directiva en general y del artículo 6, apartado 1, de esta en particular”.


5.- Como quiera que los órganos jurisdiccionales remitentes aludían en sus cuestiones prejudiciales a la sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013 - que como es sabido limitaba en el tiempo el efecto restitutorio de la cláusula declarada judicialmente abusiva-  y preguntaban si el artículo 6 apartado 1 de la Directiva 93/13 autorizaba para el establecimiento de una limitación de este tipo, zanja la cuestión con invocación del principio de no vinculación al consumidor de la cláusula declarada judicialmente abusiva, señalando que:

“ (53) A tenor del artículo 6, apartado 1, de la Directiva 93/13, los Estados miembros establecerán que no vincularán al consumidor, en las condiciones estipuladas por sus Derechos nacionales, las cláusulas abusivas que figuren en un contrato celebrado entre este y un profesional.”

Además añade que:

(54) Esta disposición debe considerarse una norma equivalente a las disposiciones nacionales que, en el ordenamiento jurídico interno, tienen la naturaleza de normas de orden público (…)”.

6.- Por eso, más adelante recuerda que si bien el artículo 6 apartado 1 exige que los Estados miembros establezcan que las cláusulas abusivas no vincularán a los consumidores “en las condiciones estipuladas por sus Derechos nacionales” precisa que:

“ (65) No obstante, la regulación por el Derecho nacional de la protección que la Directiva 93/13 garantiza a los consumidores no puede modificar la amplitud de tal protección –ni, por tanto, su contenido sustancial-, poniendo de este modo en cuestión la protección más eficaz del consumidor, mediante la adopción de normas uniformes sobre cláusulas abusivas, que fue voluntad del legislador de la Unión Europea, tal como se afirma en el décimo considerando de la propia Directiva 93/13”.


7.- Además del principio de no vinculación al consumidor, y de forma interrelacionada con la aplicación de dicho principio se remarca la necesidad de dar cumplimiento al efecto disuasorio, que solo se logra si no se aplica al consumidor la cláusula abusiva.

Y a tal efecto, indica:

“ (56) Dada la naturaleza y la importancia del interés público que constituye la protección de los consumidores, los cuales se encuentran en una situación de inferioridad en relación con los profesionales, tal y como se desprende del artículo 7, apartado 1, de la Directiva 93/13, en relación con su vigesimocuarto considerando, esta Directiva impone a los Estados miembros la obligación de prever medios adecuados y eficaces “para que cese el uso de cláusulas abusivas en los contratos celebrados entre profesionales y consumidores” (…)”.

Y añade:

“ (57) Para lograr tal fin, incumbe al juez nacional, pura y simplemente, dejar sin aplicación la cláusula contractual abusiva, a fin de que ésta no produzca  efectos vinculantes para el consumidor, sin estar facultado para modificar el contenido de la misma (véase en este sentido, la sentencia de 14 de junio de 2012, Banco Español de Crédito, C-618/10, EU:C: 2012:349, apartado 65). 

Y como corolario de todo lo anterior:

“ (60) Por otra parte, al juez nacional no debe atribuírsele la facultad de modificar el contenido de las cláusulas abusivas, pues de otro modo se podría contribuir a eliminar el efecto disuasorio que ejerce sobre los profesionales el hecho de que, pura y simplemente, tales cláusulas abusivas no se apliquen frente a los consumidores (…)”.

8.- En línea con lo anterior, recuerda que es apreciable “de oficio” por el juez nacional el carácter abusivo de una cláusula contractual incluida en el ámbito de aplicación de la Directiva. Y así señala: 

“ (58) En este contexto, por una parte, el Juez nacional debe apreciar de oficio el carácter abusivo de una cláusula contractual incluida en el ámbito de aplicación de la Directiva 93/13 y, de este modo, subsanar el desequilibrio que exista entre el consumidor y el profesional, desde el momento en que disponga de los elementos de hecho y de Derecho necesarios al efecto”.

(59) En efecto, la plena eficacia de la protección conferida por la Directiva 93/13 exige que el Juez nacional que haya apreciado de oficio el carácter abusivo de una cláusula pueda deducir todas las consecuencias de esa apreciación, sin esperar a que el consumidor, informado de sus derechos, presente una declaración por la que solicite que se anule dicha cláusula (…)”. 


9.- Aunque el T.J.U.E. añade también que la protección del consumidor no es absoluta. Y por eso señala que: “ (68) A este respecto, es verdad que el Tribunal de Justicia ya ha reconocido que la protección del consumidor no es absoluta. En este sentido ha declarado, en particular, que el Derecho de la Unión no obliga a un tribunal nacional a dejar de aplicar las normas procesales internas que confieren fuerza de cosa juzgada a una resolución, aunque ello permitiera subsanar una infracción de una disposición cualquiera que sea su naturaleza, contenida en la Directiva 93/13 (…) De ello se deduce que el Tribunal Supremo, podía declarar legítimamente, en la sentencia de 9 de mayo de 2013, que esta última no afectaba a situaciones definitivamente decididas pro resoluciones judiciales anteriores con fuerza de cosa juzgada”.

10.- La sentencia señala, en alusión a la protección que otorga al consumidor la sentencia del T.S. de 9 de mayo de 2013, que: 

(72) Pues bien, la limitación en el tiempo de los efectos jurídicos derivados de la declaración de nulidad de las cláusulas suelo, que el Tribunal Supremo acordó en la sentencia de 9 de mayo de 2013, equivale a privar con carácter general a todo consumidor que haya celebrado antes de aquella fecha un contrato de préstamo hipotecario que contenga una cláusula de ese tipo del derecho a obtener la restitución íntegra de las cantidades que haya abonado indebidamente a la entidad bancaria sobre la base de la cláusula suelo durante el período anterior al 9 de mayo de 2013”.

Y califica la protección otorgada al consumidor por la citada jurisprudencia del Tribunal Supremo de incompleta e insuficiente, indicando a los órganos jurisdiccionales remitentes de las cuestiones prejudiciales objeto del procedimiento, que se abstengan de aplicar la limitación de los efectos en el tiempo que el Tribunal Supremo acordó en la sentencia de 9 de mayo de 2013, “ puesto que tal limitación no resulta compatible con el Derecho de la Unión”.



MARÍA GACIO
Foz, 8.1.17























Comentarios
12/01/2017 Nombre: Juan José Rego Oseira
O sea, que deben de devolver el dinero desde la firma de la hipoteca, no solo desde que la cláusula fuera declarada abusiva???
Añadir comentario
Nombre
Texto
Volver
C/Alfonso VII, 35 bajo. 27740 Mondoñedo (Lugo)info@mariagacioabogada.comAviso Legal