BLOG

Buscador >>
29/09/2014
Ayer leí en "La Voz de Galicia" que en materia de tribus urbanas, los ya conocidos “hipsters” empiezan a mostrar signos de agotamiento, a favor de los “twees”. Al parecer, los seguidores de esta nueva tribu, son firmes defensores de la amabilidad y la tolerancia, como reacción a este mundo violento y cruel.

Oído así, suena bien. Pero sin ánimo de considerar a estos chicos unos ingenuos, hace siglos que sabemos que el hombre es un lobo para el hombre. Y a ver quién contradice a Hobbes.

Lo que sí tengo bastante claro, es que la juventud seguidora de estas tribus, por muy dispares que sean sus gustos, está unida por un hábito común: el uso de las nuevas tecnologías o TICs. Porque internet no hace tanto tiempo que llegó a nuestra vida, pero ya tenemos claro a estas alturas, que lo hizo para quedarse y para cambiar el mundo.

Donde no termina de llegar la revolución tecnológica del todo es, a la administración de justicia. Desde 2002 son varias las leyes, y los planes gubernamentales que lo han intentado. Una de esas leyes, es la Ley 18/2011 de 5 de julio, reguladora del uso de las tecnologías de la información y la comunicación en la administración de justicia. La ley nació con el objetivo, entre otros, de regular el uso de las nuevas tecnologías por parte de los ciudadanos y los profesionales del Derecho en sus relaciones con la Administración de Justicia.

Aunque algunas cosas sí se han conseguido, estamos aún a la espera de que el expediente judicial electrónico – sucesor de los actuales expedientes o “autos” en papel- se convierta en realidad. La presentación de los escritos de parte, de momento, tampoco se realiza por medios electrónicos. Y la comunicación por email desde luego no es un modo normalizado ni habitual en las comunicaciones del ciudadano con la administración.

Sea debido (o no) al hecho de que aún no se hayan implementado sistemas de identificación y firma electrónica, lo cierto es que, a este paso, los emergentes “twees” ya habrán pasado de moda, y aún estaremos a la espera de la efectiva y total implantación en la administración de justicia de los TICs.

Hasta el próximo día.

(En la foto, Demóstenes. Cicerón dijo de él que, había sido el orador perfecto. A tener en cuenta,  porque lo dijo Cicerón  y porque Demóstenes era tartamudo.)
TICs
23/09/2014
A.-  EL VACÍO DE LA LEY 2/06 DE DERECHO CIVIL DE GALICIA: EL APODERAMIENTO CONTINUADO Y EL APODERAMIENTO PREVENTIVO O “AD CAUTELAM”. -

El envejecimiento poblacional – que sufre toda Europa- es notorio en Galicia. El legislador autonómico, sin duda consciente de esta problemática, regula en la Ley 2/06 de Derecho civil de Galicia varias figuras sintomáticas de lo anterior. Y así, la regulación de la “autotutela” (arts.42 a 45), del contrato de vitalicio (arts.147 a 156), o la  disposición testamentaria especial del art.204 con la figura del “testamentero”, son prueba de ello.

Los  aciertos indudables del legislador autonómico al abordar la figura de la autotutela, se tornan en desacierto al no regular la figura del poder  o mandato en el caso de, o pese a, la incapacidad o incapacitación del poderdante. Figura que, por el contrario,  sí se regula en la legislación estatal y en otras legislaciones autonómicas, como la catalana, o la aragonesa.

Tanto el poder continuativo “(…) El mandato se extinguirá, también por la incapacitación sobrevenida del mandante, a no ser que en el mismo se hubiera dispuesto su continuación (…)”  como el poder preventivo o “ad cautelam” “(…) o el mandato se hubiera dado para el caso de incapacidad del mandante apreciada conforme a lo dispuesto por éste”, se regulan aunque de forma tan tangencial como deficiente en el art.1732 del Código civil.

Por el contrario, el Código civil catalán en su art.222-2 que lleva por título “Poder en previsión de pérdida sobrevenida de capacidad”, es sumamente claro al punto 1.- cuando dispone: “No es preciso poner en tutela a las personas mayores de edad que, por causa de una enfermedad o deficiencia persistente de carácter físico o psíquico no pueden gobernarse por sí mismas, si a tal efecto han nombrado a un apoderado en escritura pública para que cuide de sus intereses”.

El legislador catalán, sin duda más audaz que el legislador estatal, convierte al poder del art.222-2-1 en una alternativa legal y real al procedimiento judicial de incapacitación, que de ese modo, se evitaría. (Cosa distinta es que, al tratar esta cuestión desde la perspectiva de los derechos autonómicos, indefectiblemente se acabe tratando la espinosa cuestión competencial; en lo que no voy a detenerme porque no es objeto de esta breve nota).

En el caso de Galicia, la legislación autonómica no contempla la figura, y aunque podría hacerse uso del poder en los términos contemplados por el legislador estatal, conviene tener en cuenta que el legislador del Código civil ha sido bastante más cauto.  Y es que la literalidad del art.1732 del C.c., cuando dispone que: “En estos casos, el mandato podrá terminar por resolución judicial dictada al constituirse el organismo tutelar o posteriormente a instancia del tutor”; remarca que el poder (tanto el continuativo como el preventivo) pueden seguir desplegando su eficacia pese a la incapacitación judicial del poderdante, pero no se convierten – como sí ocurre en el caso catalán- en una posible alternativa a ésta.

No creo que pueda discutirse –caso de admitirse que goza de título competencial para ello- que el legislador gallego ha desaprovechado la oportunidad de dar respuesta a las necesidades de un importante segmento de  población gallega, en las que la incapacitación judicial se tramita para dar respuesta a una situación concreta o aislada, cual es, el otorgamiento de un negocio jurídico concreto en el que el presuntamente incapaz es parte interesada. 

Cosa distinta es que, como contrapartida a esta posibilidad desaprovechada, habrían tenido que reforzarse los controles a la actuación del apoderado, lo que sin duda es absolutamente necesario, a fin de evitar abusos en el ejercicio del poder, que pudieran suponer una desprotección personal o patrimonial de la persona afectada de incapacidad - pero no  incapacitada judicialmente-. 

Con todo y eso, en el escenario que manejamos en la actualidad,  los controles preventivos de la actuación del apoderado debieran reforzarse, pues en numerosas ocasiones, el poder continuativo o el preventivo se convierten en alternativas por la “vía de hecho” - aunque no de derecho- a la incapacitación judicial. Remarco lo anterior, pues no pueden obviarse la obligación que señala el art.229 del Código civil, ni el deber que recoge el art.757.2 de la L.E.C..

La práctica me ha enseñado, que es en el contexto reflejado en apartado anterior, donde la tarea de los profesionales del Derecho (abogados, notarios…) se convierte en esencial al objeto de averiguar  la voluntad del poderdante. Y es que nadie  mejor que éste para saber, en previsión de una situación futura de incapacidad si quiere que el poder sea utilizado para vender sólo determinados bienes, por ejemplo, bienes de naturaleza rústica, pero no urbanos ni activos financieros; o si desea que en caso de tener que vender inmuebles se determine en el propio poder el sistema de cálculo del precio adecuado,  mediante la previa designación de peritos de su confianza, o acudiendo a los servicios de una tasadora; o por ejemplo, si desea que ante una posible venta tengan que intervenir personas de su confianza, que se designarían en el propio poder, al objeto de corroborar la utilidad o conveniencia de la venta para la situación patrimonial del poderdante; etc.

La averiguación de la auténtica voluntad del poderdante se convierte en clave para su adecuada protección; pues sólo conociendo dicha voluntad, podrán establecerse los adecuados mecanismos de control a la actuación del apoderado. Controles totalmente necesarios porque el poder suele ser general, y en consecuencia, no sería difícil imaginar la  magnitud de los daños que podrían ocasionarse en la esfera patrimonial del poderdante,  ya que en uso del poder, además de vender, se podrían –entre otros supuestos- pedir préstamos o hipotecar bienes en garantía de deuda ajena.

En conclusión, la introducción de cláusulas idóneas en el poder que respondan a la voluntad y específicos intereses y necesidades del poderdante, refuerzan el dinamismo y utilidad de la figura del poder – sea continuativo o, en su caso, preventivo-; a la vez, que constituyen un importante y eficaz mecanismo de control a la actuación del apoderado.
























22/09/2014
("Demasiado joven para morir, demasiado viejo para preocuparse")
Ayer (domingo) recibí esta frase con el post de una amiga. Y pensé que tenía razón. La vida va enseñando que siempre se es demasiado joven para morir, pero también uno debe aprender a ser lo suficientemente viejo para no preocuparse.

También ayer, publicaban los digitales titulares de la reunión del G-20, y sonaban nuevamente a problemas de crecimiento económico en la eurozona. Y entonces recordé aquello de que el viejo continente está más viejo que nunca.

Ironías de la vida, Asia parece joven (para los mercados sí, está claro), aunque  China, por ejemplo, lleve ahí milenios.  La culpa – dicho sea con humor histórico- la tuvo Alejandro Magno, o para ser más exactos sus tropas, el día  que quisieron regresar a casa.  Si Alejandro Magno hubiera conquistado China, al menos, pareceríamos todos igual de viejos. (Aunque bueno, quién sabe…)

Así que, con tantos mensajes y referencias de uno y otro lado a la vejez, lo tuve claro. Mi próxima nota trataría de la “autotutela”. Una figura regulada en la Ley (2/06) de derecho civil de Galicia (arts.42 a 45) tan útil como desconocida.

Esta figura permite designar, en previsión de una futura incapacidad (y muchas veces ésta surge por la vejez y todos los problemas de salud que acarrea), a la persona que quieres que sea tu tutor/a.

Así que, mañana (martes) en el apartado “Notas” de mi web,  colgaré un pequeño artículo jurídico con una serie de cuestiones prácticas que considero importantes y de utilidad, a propósito de la autotutela.

(La foto de hoy no es mía, como su propia calidad artística y técnica demuestra. Y lo que veis es el fantástico paseo marítimo de Foz).

Hasta el próximo día.
"TOO YOUNG TO DIE, TOO OLD TO WORRY"
17/09/2014

El post de hoy una cita de Cicerón, jurista romano. La reflexión, de plena vigencia, merece no ser olvidada:

“La verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio”.

También desde ayer, y por aquello de que dicen que lo prometido es deuda, está colgado en la sección de notas del portal de la web, un breve análisis de la normativa comunitaria y estatal sobre cuándo una cláusula suelo es abusiva.

Hasta pronto.

(La foto no necesita demasiada explicación. Es lo que tiene París).
CITAS Y NOTAS
11/09/2014
Leí en agosto una noticia sobre un restaurante en China, que era atendido básicamente por robots.

Y hace unos días vi la oscarizada “Her”, que trata la espinosa cuestión de la inteligencia artificial.

Piensan los que piensan, que en los próximos años, ya que la tecnología (y los robots) invadirá nuestras vidas, a cambio, necesitaremos reforzar nuestras emociones

Desde luego, resulta cuando menos esperanzador, que un día no muy lejano, un  robot o una aplicación del teléfono, pudiera limpiarte el buzón de tu email si lo tienes atascado de mensajes de los últimos tres años. Sobre todo, porque antes habría seleccionado  y conservado los que te resulten necesarios. Hasta ahí bien. (¿O no?)

Pero los reparos llegan si, a cambio,  debemos enfrentarnos a un nuevo mundo en el que los trabajos sean realizados por un grupo de cacharros revolucionarios. Desde luego, si esto se produce, es probable que vivamos un proceso doloroso desde el punto de vista humano.

Añado que los optimistas - bueno es que haya muchos - señalan que surgirán otros puestos de trabajo y que, simplemente, serán diferentes.

Está por ver qué supondrá el cambio en el mundo jurídico. Yo, que soy de naturaleza curiosa (en el aprendizaje, se entiende) siento una mezcla de inquietud e interés.

Entretanto, conviene no dejar de lado las emociones y las pasiones. Y entre mis pasiones, está el Derecho.  Así que, si la tecnología ( y la agenda de trabajo también) está de mi parte, espero publicar en breve, una nota jurídica en la portada de mi web.

Se trata de una breve guía o explicación de los criterios que contemplan la normativa comunitaria y la estatal, y con base a los cuales, hay que analizar si una cláusula suelo es abusiva. Con la nota daré por terminados los posts sobre la materia. Eso sí, hasta que salga la sentencia del Tribunal Supremo en la que el alto Tribunal analizará, por vez primera, una acción individual - y no colectiva- sobre nulidad de cláusulas suelo.

Y sí, como ya habréis empezado a intuir, este blog es (no sólo) de Derecho. Hasta el próximo día.

(La foto la saqué de paseo por Mondoñedo).









"HER"
05/09/2014
PORQUE NO TODO VA A SER DERECHO
Se cumple la primera semana de vida de mi blog. Las dos primeras entradas de julio tenían más de prueba informática obligatoria que de post voluntario. Y sí, reconozco que ojeo, de vez en cuando, el contador de visitas.

Llegará mi madurez (como bloguera se entiende) el día que admita que muy probablemente escribo para que no me lea (casi) nadie. Pero como me quedan unos dos años –según los entendidos- para saber si este blog empieza a coger forma, pues de momento no voy a desanimarme *.

Aunque esto suponga un incumplimiento parcial de la entrada del post, no puedo dejar de citar que anteayer, miércoles, conocimos la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea,  que estimó  la demanda de la Comisión Europea contra el Reino de España, por la discriminación de no residentes en el impuesto de sucesiones y donaciones.

Como señala la sentencia: “Únicamente está en discusión en este asunto el criterio de conexión previsto por la legislación española, que permite la aplicación de reducciones fiscales en los supuestos en los que los sujetos pasivos residen en el territorio de esas Comunidades o cuando el bien inmueble está situado en el territorio de éstas”.

Un ejemplo:  dos hermanos, uno residente en Galicia, y otro en Alemania. Su padre fallece en Galicia, donde tenía su residencia habitual. En la liquidación del impuesto de sucesiones por la herencia del padre:  al hijo residente en Galicia se le aplicaba un trato fiscal más ventajoso (dadas las bonificaciones fiscales de la legislación gallega) que al hijo residente en Alemania (al que se le aplicaba la legislación estatal española, con un tratamiento fiscal peor). 

La sentencia acaba con esta discriminación fiscal entre residentes y no residentes.

Termino donde empecé:  * “Con constancia y tenacidad se obtiene lo que se desea; la palabra imposible no tiene significado”. (Napoleón Bonaparte).

( Y la foto de hoy. Este sol – un tanto bajo y perezoso- de septiembre.)







Y, de repente, viernes
01/09/2014
APROXIMACIÓN PRÁCTICA A LAS CLÁUSULAS SUELO (2)
Ahora que entre las lecciones sacadas de la "Gran crisis" (así empiezan a llamarla), está el propósito de formar a los escolares en educación financiera, queda un gran porcentaje de ciudadanos a los que, de entrada, 0% nos suena a otra cosa.

Cuesta  recordar a Trichet anunciando una rebaja (por aquel entonces calificada de histórica) de los tipos de interés al 2,5%. Era  diciembre  de 2008. Y cuesta, porque  somos animales de costumbres (dicen), y tendemos a ver la economía en clave nacional, cuando tiene bastante de internacional. Le ponemos cara enseguida a un ministro,  pero nos cuesta ponérsela  a Draghi, y ya no digo a Janet Yellen.

Ahora mismo el BCE mantiene los tipos en un 0,15%. Y el euribor, tipo de interés en el interbancario europeo al que están referenciadas muchas hipotecas, cerró agosto de este año al 0,469%.

En este contexto de caídas de los tipos desde 2008 nace la problemática y el protagonismo de las “cláusulas suelo”. Los bancos centrales iniciaron la bajada de los tipos de interés para estimular una economía gravemente enferma por las secuelas de la explosión de la burbuja. Y entonces surgió la paradoja –otra más-: los tipos bajaban y bajaban, el euribor detrás (bajaba también), pero las hipotecas con suelo, llegado el suelo no podían bajar más. Tenían, por así decirlo, un tope.

La sentencia del T.S. de 9 de mayo de 2013, declara la nulidad de las cláusulas suelo objeto del procedimiento, porque no son transparentes. Y no lo son, entre otras cosas,  porque dice la sentencia:  no existieron “simulaciones de escenarios diversos relacionados con el comportamiento razonablemente previsible del tipo de interés en el momento de contratar”.

En definitiva, el T.S. recuerda  la obligación por parte de las entidades financieras de informar al consumidor en la contratación sobre distintos escenarios: cuánto le cuesta a usted su cuota de hipoteca si el euribor sube; y a la inversa. Y por supuesto, si hay un tope hacia arriba (“cláusula techo”) o hacia abajo (“cláusula suelo”).

¿Las consecuencias de lo anterior para la contratación de nuevas hipotecas? Pues lo que cabía esperar: la gran mayoría de entidades financieras han retirado las cláusulas suelo de sus nuevas hipotecas, pero los diferenciales (a sumar al euribor) son bastante más altos que los ofertados antes del estallido de la crisis en 2006 y 2007.

(La foto la saqué en la playa de Area en Viveiro. Es lo que tiene mirar para el suelo).
0%
C/Alfonso VII, 35 bajo. 27740 Mondoñedo (Lugo)info@mariagacioabogada.comAviso Legal