BLOG

Buscador >>
01/09/2016
BLOG (NO SOLO) DE DERECHO
“Abril es el mes más cruel: engendra
lilas de la tierra muerta, mezcla
recuerdos y anhelos, despierta
inertes raíces con lluvias primaverales (...)"
T.S.Eliot
.



Con la llegada de septiembre, recuerdo el primer verso de  “ La Tierra Baldía” de Eliot. Abril es el mes más cruel. Y es que septiembre también tiene un poco de abril. Septiembre es una primavera artificiosa con la que renacemos a la vida, a un nuevo curso, fijando nuevos objetivos, nuevas metas.

T.S.Eliot definió su genial poema como una queja contra la vida,  “un trozo de rítmico lamento”.

Una maravilla, desde luego.  Solo así puede calificarse esa certera contraposición entre las ansias que infunde la vida y el lamento que surge del desencanto creciente que va imponiendo, a su vez, la propia vida en su discurrir.

El famoso primer verso del poema de Eliot es escueto, certero, lúcido. Y además tiene belleza estética. Solo escribe así un genio. 

Genios y genialidades literarias aparte, escribir bien debe ser un objetivo primordial en todo ámbito y ciencia. Y por tanto, también en el mundo jurídico.

En línea con lo anterior, el Consejo General del Poder Judicial (C.G.P.J.) firmó el 26 de noviembre de 2014 un Convenio con la Real Academia Española (R.A.E.). En dicho Convenio, se señala como uno de los objetivos del Consejo General del Poder Judicial "mejorar la calidad expositiva y literaria de las resoluciones judiciales". Resultado de dicho Convenio es el Diccionario de español jurídico, presentado el pasado mes de abril. 

Seguramente la mejora cualitativa en la redacción de los textos sea un objetivo deseable, no solo en las resoluciones judiciales sino en todo texto jurídico. De ahí que en una próxima entrada, comentaré algunas cuestiones sobre el uso del lenguaje jurídico que me parecen interesantes a nivel práctico.

Y como se dice que escribir bien es pensar bien, preparad ahora que es septiembre la lista de sueños posibles. Yo dejaré también algún renglón, por pocos que sean, para los imposibles.

P.S.: La foto de hoy, uno de tantos atardeceres de agosto, en el paseo marítimo de Foz.


SEPTIEMBRE
04/02/2016
BLOG (NO SOLO) DE DERECHO
La dialéctica - ese arte que practicamos los abogados, y que consiste en argumentar o discutir-  es el exponente de que en una cosa o idea, no es difícil encontrar su contraria.

No quiero ponerme filosófica (y hablar de Hegel y blablablá) porque entonces sé lo que ocurriría. (¿Filosofía?, fue oír la palabra y todos echaron a correr).

Pero sólo hace falta observar un poco el mundo, para comprobar que la vida es un juego un tanto misterioso de fuerzas y contrafuerzas. Y si no, algunos ejemplos:

Por favor, no se rían. Fue decirlo, y se rieron todos.

Otro ejemplo. Te topas con un ego resplandeciente. Resplandeciente en su megalomanía, en su complejo de superioridad. Pero siempre, agazapado, escondido, su fiel y leal compañero. El complejo de inferioridad. Búscalo y lo encontrarás.

Y también ocurre con sentimientos, en principio, buenos. La amistad. Pero a estas alturas de la vida ya habrás advertido que hay quienes son amigos, muy amigos, principalmente porque comparten enemigos.

O qué ocurre cuando encuentras un cartel que avisa “No pasar”. Y al leerlo, te das cuenta de que como no se puede pasar, por eso precisamente quieres pasar.

Ejemplos hay a miles. Y me quedo corta.

Después también están quienes, enfrentando y uniendo los opuestos, consiguen unificarlos de manera brillante. Eso ya es toda una genialidad. Charles Chaplin en “Tiempos Modernos”. Un genio logrando lo más difícil. Convertir la tragedia en comedia. Tan triste.  Tan triste  y no puedes dejar de reírte.

También ocurre con el misterio que rodea esa maravilla de retrato de Leonardo da Vinci. Y no, no me refiero a La Mona Lisa, que también es misteriosa. Me refiero a La belle ferronnière. No se sabe demasiado del cuadro. Ni siquiera se sabe si realmente es de Leonardo. El retrato de una dama. Una guapa interesante. De gesto sereno. Sin aspavientos. O sea, una dama. Todo un enigma.

Y contemplas el cuadro, y quisieras saber más, porque no se puede saber más. 

La belle ferronnière.

P.S.: Sigamos atentos. Sigamos contentos. Hasta el próximo día. 


LA FUERZA Y LA CONTRAFUERZA. LA BELLE FERRONIÈRE.-
21/01/2016
BLOG (NO SOLO) DE DERECHO
- Dibuje el mundo.
- Uy… no creo que sepa. Tantos países y tantos mares.
- ¿No sabe usted dibujar una pirámide?


Y fue así como pergeñé la idea de escribir un puñado de renglones sobre la dichosa pirámide. A fin de cuentas, a la hora de analizar la especial y un tanto caótica situación política, económica y social que vive este país, lo importante es no perder de vista el vértice de la pirámide. Que para algo los mercados son los que mandan.

Y hasta me pareció por un momento que encontraba más proximidad ideológica entre la base y el vértice, cuando paradójicamente las ideologías se discuten y practican en el segundo escalón. Qué cosas. La vida es pura ironía. El dinero es lo que tiene. No necesitamos en la base resolver fórmulas económicas sofisticadas para vivir, pero desde bien pequeños sabemos todos que el dinero no crece en los árboles. No. Y el foco que enfoca poco y desenfoca todo, nos entretiene. Sí. Y contemplamos lágrimas, rastas, y peripecias varias en la vida parlamentaria. ¿Vida parlamentaria? Entonces suba al siguiente escalón.

Todo es tan entretenido que vivimos pendientes de que una voz nos diga: “Sigan contentos. Sigan atentos. Mañana más”. Tan entretenidos nosotros en este primer escalón –el más amplio y espacioso-  y en el siguiente escalón, tan perplejos. No dan crédito. Que si los peinados, que si las camisetas, que si los biberones.

En el segundo escalón perplejos. En la cima, pese a las incertidumbres –que también resienten las bolsas y los índices-  parece que están más serenos. Y es que todo -  y eso incluye el populismo, la demagogia, las ideas peregrinas y tantas otras cosas- se resume y se diluye en un solo principio que ustedes, en el primer escalón, ya conocen. Repitan conmigo: “El dinero no crece en los árboles”.

Usted, el desconcertado del segundo escalón,¿prestó atención a las señales?. El mundo cambió. Tanto que vivimos en una nueva era: la "Era digital". Y por cierto, los chicos que inventaron los cables y las plataformas que dirigen y dominan el  mundo tecnológico no llevan rastas pero visten camiseta.

Ay, algunos ideólogos políticos de traje y corbata debieron olvidar ciertos principios,  que tan bien conocen los ideólogos en general. Es en la infancia cuando se apuntalan los pilares ideológicos del pensamiento del futuro adulto. Porque el mundo hacía tiempo que daba señales de cambio. Y usted, desconcertado de traje y corbata, ¿ no se dio cuenta?. 

Y sí, luego está la distancia que separa la camiseta de las rastas.  La crisis económica y de sistema. Qué felices éramos. Cuando el mundo producía mucho de todo. También eran felices en el segundo escalón. El mundo se retroalimentaba en su delirio de excesos. Y tanto hubo y hay de todo, que llegaron la escasez y el desprestigio. "Por favor, póngase a la cola como los demás, ¿no ve que hay demasiado de todo?"  El mundo es ahora esto. Y tú, te pusiste rastas.

- Dibuje el mundo.
- Uy… no creo que sepa. Tantos países y tantos mares.
- ¿No sabe usted dibujar una pirámide?


P.S.: La foto es de hace tiempo. De una noche en que fotografié otra pirámide.  Sigamos contentos. Sigamos atentos. El próximo día, más.



EL MUNDO EN UNA PIRÁMIDE
C/Pintor Laxeiro, 5, 2°D, 27780 Fozinfo@mariagacioabogada.comAviso Legal