BLOG

Buscador >>
11/09/2014
Leí en agosto una noticia sobre un restaurante en China, que era atendido básicamente por robots.

Y hace unos días vi la oscarizada “Her”, que trata la espinosa cuestión de la inteligencia artificial.

Piensan los que piensan, que en los próximos años, ya que la tecnología (y los robots) invadirá nuestras vidas, a cambio, necesitaremos reforzar nuestras emociones

Desde luego, resulta cuando menos esperanzador, que un día no muy lejano, un  robot o una aplicación del teléfono, pudiera limpiarte el buzón de tu email si lo tienes atascado de mensajes de los últimos tres años. Sobre todo, porque antes habría seleccionado  y conservado los que te resulten necesarios. Hasta ahí bien. (¿O no?)

Pero los reparos llegan si, a cambio,  debemos enfrentarnos a un nuevo mundo en el que los trabajos sean realizados por un grupo de cacharros revolucionarios. Desde luego, si esto se produce, es probable que vivamos un proceso doloroso desde el punto de vista humano.

Añado que los optimistas - bueno es que haya muchos - señalan que surgirán otros puestos de trabajo y que, simplemente, serán diferentes.

Está por ver qué supondrá el cambio en el mundo jurídico. Yo, que soy de naturaleza curiosa (en el aprendizaje, se entiende) siento una mezcla de inquietud e interés.

Entretanto, conviene no dejar de lado las emociones y las pasiones. Y entre mis pasiones, está el Derecho.  Así que, si la tecnología ( y la agenda de trabajo también) está de mi parte, espero publicar en breve, una nota jurídica en la portada de mi web.

Se trata de una breve guía o explicación de los criterios que contemplan la normativa comunitaria y la estatal, y con base a los cuales, hay que analizar si una cláusula suelo es abusiva. Con la nota daré por terminados los posts sobre la materia. Eso sí, hasta que salga la sentencia del Tribunal Supremo en la que el alto Tribunal analizará, por vez primera, una acción individual - y no colectiva- sobre nulidad de cláusulas suelo.

Y sí, como ya habréis empezado a intuir, este blog es (no sólo) de Derecho. Hasta el próximo día.

(La foto la saqué de paseo por Mondoñedo).









"HER"
05/09/2014
PORQUE NO TODO VA A SER DERECHO
Se cumple la primera semana de vida de mi blog. Las dos primeras entradas de julio tenían más de prueba informática obligatoria que de post voluntario. Y sí, reconozco que ojeo, de vez en cuando, el contador de visitas.

Llegará mi madurez (como bloguera se entiende) el día que admita que muy probablemente escribo para que no me lea (casi) nadie. Pero como me quedan unos dos años –según los entendidos- para saber si este blog empieza a coger forma, pues de momento no voy a desanimarme *.

Aunque esto suponga un incumplimiento parcial de la entrada del post, no puedo dejar de citar que anteayer, miércoles, conocimos la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea,  que estimó  la demanda de la Comisión Europea contra el Reino de España, por la discriminación de no residentes en el impuesto de sucesiones y donaciones.

Como señala la sentencia: “Únicamente está en discusión en este asunto el criterio de conexión previsto por la legislación española, que permite la aplicación de reducciones fiscales en los supuestos en los que los sujetos pasivos residen en el territorio de esas Comunidades o cuando el bien inmueble está situado en el territorio de éstas”.

Un ejemplo:  dos hermanos, uno residente en Galicia, y otro en Alemania. Su padre fallece en Galicia, donde tenía su residencia habitual. En la liquidación del impuesto de sucesiones por la herencia del padre:  al hijo residente en Galicia se le aplicaba un trato fiscal más ventajoso (dadas las bonificaciones fiscales de la legislación gallega) que al hijo residente en Alemania (al que se le aplicaba la legislación estatal española, con un tratamiento fiscal peor). 

La sentencia acaba con esta discriminación fiscal entre residentes y no residentes.

Termino donde empecé:  * “Con constancia y tenacidad se obtiene lo que se desea; la palabra imposible no tiene significado”. (Napoleón Bonaparte).

( Y la foto de hoy. Este sol – un tanto bajo y perezoso- de septiembre.)







Y, de repente, viernes
01/09/2014
APROXIMACIÓN PRÁCTICA A LAS CLÁUSULAS SUELO (2)
Ahora que entre las lecciones sacadas de la "Gran crisis" (así empiezan a llamarla), está el propósito de formar a los escolares en educación financiera, queda un gran porcentaje de ciudadanos a los que, de entrada, 0% nos suena a otra cosa.

Cuesta  recordar a Trichet anunciando una rebaja (por aquel entonces calificada de histórica) de los tipos de interés al 2,5%. Era  diciembre  de 2008. Y cuesta, porque  somos animales de costumbres (dicen), y tendemos a ver la economía en clave nacional, cuando tiene bastante de internacional. Le ponemos cara enseguida a un ministro,  pero nos cuesta ponérsela  a Draghi, y ya no digo a Janet Yellen.

Ahora mismo el BCE mantiene los tipos en un 0,15%. Y el euribor, tipo de interés en el interbancario europeo al que están referenciadas muchas hipotecas, cerró agosto de este año al 0,469%.

En este contexto de caídas de los tipos desde 2008 nace la problemática y el protagonismo de las “cláusulas suelo”. Los bancos centrales iniciaron la bajada de los tipos de interés para estimular una economía gravemente enferma por las secuelas de la explosión de la burbuja. Y entonces surgió la paradoja –otra más-: los tipos bajaban y bajaban, el euribor detrás (bajaba también), pero las hipotecas con suelo, llegado el suelo no podían bajar más. Tenían, por así decirlo, un tope.

La sentencia del T.S. de 9 de mayo de 2013, declara la nulidad de las cláusulas suelo objeto del procedimiento, porque no son transparentes. Y no lo son, entre otras cosas,  porque dice la sentencia:  no existieron “simulaciones de escenarios diversos relacionados con el comportamiento razonablemente previsible del tipo de interés en el momento de contratar”.

En definitiva, el T.S. recuerda  la obligación por parte de las entidades financieras de informar al consumidor en la contratación sobre distintos escenarios: cuánto le cuesta a usted su cuota de hipoteca si el euribor sube; y a la inversa. Y por supuesto, si hay un tope hacia arriba (“cláusula techo”) o hacia abajo (“cláusula suelo”).

¿Las consecuencias de lo anterior para la contratación de nuevas hipotecas? Pues lo que cabía esperar: la gran mayoría de entidades financieras han retirado las cláusulas suelo de sus nuevas hipotecas, pero los diferenciales (a sumar al euribor) son bastante más altos que los ofertados antes del estallido de la crisis en 2006 y 2007.

(La foto la saqué en la playa de Area en Viveiro. Es lo que tiene mirar para el suelo).
0%
C/Pintor Laxeiro, 5, 2°D, 27780 Fozinfo@mariagacioabogada.comAviso Legal