BLOG

Buscador >>
21/11/2014
BLOG (NO SÓLO) DE DERECHO
Si has leído alguna que otra entrada de este blog, verás que me interesa especialmente la sobreinformación, que de algún modo se está convirtiendo, en una forma perversa de ignorancia. Nunca tuvimos tantas noticias e información a nuestro alcance, y nunca –probablemente- hayamos sido comparativamente tan ignorantes (por la imposibilidad humana de abarcar tal cantidad de conocimientos).

En materia jurídica ocurre algo parecido. Nunca se sucedieron con tanta rapidez los cambios legislativos y jurisprudenciales, y hay que agudizar la atención y aprovechar al máximo el tiempo, para estar al tanto.

Precisamente en 2014, empezamos a ver los efectos prácticos del giro “copernicano” que el Tribunal Supremo dio a propósito de la sentencia de 11 de septiembre de 2013, en relación con la naturaleza y alcance del derecho de transmisión en materia hereditaria. (Art.1.006 Código civil: “Por muerte del heredero sin aceptar ni repudiar la herencia pasará a los suyos el mismo derecho que él tenía”)

En un ejemplo sencillo y muy básico, diremos que el derecho de transmisión está presente, por ejemplo, en situaciones  en las que se  procede a la partición hereditaria de un causante, a la que concurren  sus herederos (en nuestro ejemplo, sus hijos), pero también alguno de sus nietos –porque imaginemos que uno de los  hijos ya haya fallecido con posterioridad al causante, pero antes de aceptar la herencia de éste y partir-.

Hasta la sentencia del Pleno del Tribunal Supremo, se entendía que cuando operaba el derecho de transmisión (siguiendo con nuestro ejemplo) los nietos no sucedían directamente en la herencia de su abuelo. La sentencia del T.S., sin embargo, cambia el criterio respecto del derecho de transmisión, y entiende que se produce la sucesión directa del transmisario en la herencia del causante, en caso de que acepten su herencia.

Esto determina efectos prácticos muy importantes como que, en nuestro ejemplo, ya no es necesaria la firma del cónyuge supérstite del hijo fallecido para realizar la partición del abuelo; también debiera producir efectos favorables en materia fiscal cuando el transmisario –en nuestro ejemplo el nieto- parta la herencia del causante –en nuestro caso, su abuelo- y dicha herencia ya hubiera prescrito, aunque no hubiera prescrito aún la del transmitente (aunque conviene ser prudentes, porque de momento es pronto para saber cuál será el criterio de los tribunales al respecto); y desde luego, tendrá consecuencias procesales en materia de legitimación para el juicio de división de herencia.  Todo esto lo analizaré de forma más técnica en una nota que espero publicar en el portal de mi web, la semana que viene. Estoy segura de que podrá ser de utilidad porque el derecho de transmisión opera con mucha frecuencia.

Para terminar, y ya que va de Copérnico el post, se le atribuye una reflexión que demuestra su agudeza y superior inteligencia:

Saber que sabemos lo que sabemos y saber que no sabemos lo que no sabemos, ése es el verdadero conocimiento”.

Hasta el próximo día. ( Y la foto de hoy, como podréis imaginar, la elegí para darle un poco de color al post).




EL GIRO COPERNICANO DEL DERECHO DE TRANSMISIÓN EN LA HERENCIA
07/11/2014
BLOG (NO SÓLO) DE DERECHO
Tal día como hoy (7 de noviembre) en 1867, nacía Marie Curie. Mujer brillante, inteligentísima, y dotada de una constancia y concentración en el trabajo fuera de lo común, descubrió el polonio y el radio.

Fue premio  Nobel de Física en 1903de Química en 1911. Su biografía es tan apasionada como apasionante, y dejó dichas cosas como ésta: “En la vida no hay cosas que temer, sólo hay cosas que comprender”.

Una de sus hijas, Iréne Joliot-Curie, que trabajó con su progenitora, y recibió también el Nobel de Química en 1935, dijo que su madre le había enseñado: “Que cada uno debe realizar su trabajo con seriedad y debe ser independiente, y no debemos emplear nuestra vida solamente en divertirnos, eso es lo que nuestra madre nos ha dicho siempre, pero nunca que la ciencia fuese la única carrera que merecía la pena seguir”.

Madre e hija, científicas entregadas, a cuyas investigaciones tanto debemos, murieron de leucemia a consecuencia de su trabajo en contacto con la radioactividad.

Este post dedicado a Marie Curie y su hija, hace que siendo abogada de familia,  mencione aquí que el Código civil regula las relaciones paterno-filiales en los arts.154 y siguientes. En estos artículos se recogen deberes de los padres como el de velar por sus hijos, y a su vez, también deberes de los hijos, como el de obedecer a sus padres mientras permanezcan bajo su potestad y respetarles siempre.

(La foto de hoy, una vista parcial de uno de los estanques del palacio de Versalles).

Hasta el próximo día. 
MARIE Y SU HIJA IRENE
30/10/2014
BLOG (NO SÓLO) DE DERECHO
PIENSA DIFERENTE
Eso nos recomendaba hace años un famoso anuncio. Así que, en línea con el título del post, hoy he pensado en cambiar un poco el orden de la entrada. De ahí, la colocación de la fotografía. 

Después de varios días sin escribir, y con cambio de horario incluido, se hace inevitable pensar que,  muy pronto empezaremos a cruzarnos con Papá Noel.

Y si  pienso en 2015, además de planes varios, tengo en cuenta las novedades jurídicas que traerá. (Muy interesantes y de enorme trascendencia práctica, y a las que dedicaré varias notas jurídicas por si os pudieran ser útiles).

Entre las más destacadas,  el Reglamento de la Unión Europea (nº650/12) de sucesiones, que empezará a aplicarse para aquellas sucesiones o herencias (término este último más impropio técnicamente), en las que el causante fallezca a partir del 17 de agosto de 2015. El Reglamento supondrá la derogación tácita del art.9.8 del código civil como norma de conflicto estatal, que remite a la ley de la nacionalidad del causante en el momento de su fallecimiento.

Explicado con un ejemplo y de forma sencilla, el Reglamento implica como regla general (art.21 del Reglamento) que, a la sucesión de un español que resida habitualmente en Inglaterra, se le aplicará  la ley de su residencia habitual en el momento de su fallecimiento, o sea, la inglesa. (De las excepciones a la regla general escribiré más adelante, porque el Reglamento reconoce la "professio iuris", esto es, la posibilidad de elegir expresamente otras leyes, distintas de la de la residencia habitual en el momento del fallecimiento).

En el caso de España, no sólo la globalización – sino también la crisis- han motivado muchos cambios de residencia de españoles, que han salido del país para iniciar una nueva vida en el extranjero.

El mundo está cambiando, y nos obliga a cambiar el modo de ver -y entender- las cosas. Con el Reglamento europeo se producirá un importante cambio en la normativa sucesoria, lo que nos obliga a los abogados y profesionales del Derecho en general,  a incorporar cambios en el análisis jurídico de los asuntos hereditarios.

Por eso tenía razón el anuncio: piensa diferente.

(La foto de arriba, los exteriores del museo del Louvre en París. Y la frase de hoy: “No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la que responde mejor al cambio”Charles Darwin.)

Hasta el próximo día.
C/Pintor Laxeiro, 5, 2°D, 27780 Fozinfo@mariagacioabogada.comAviso Legal