BLOG

Buscador >>
24/12/2014
BLOG (NO SÓLO) DE DERECHO

A muy pocas horas de escuchar un año más el “Adeste Fideles” en la catedral mindoniense, sería todo un regalo (aunque sea imposible) contar con una pared agujereada por la que meter el ojo y que sirviera para entender mejor el presente, observando el pasado de esta ciudad silenciosa - insuficientemente conocida y reconocida-  que es Mondoñedo.

No sé si esta vez al entrar en su catedral, sus gruesos y silenciosos muros me servirán para distraerme del mundo y de su, tantas veces, molesto ruido.

La Navidad que, en definitiva, debiera de ser un viaje interior, es todo Belleza en Mondoñedo. La ciudad se desperezaba esta mañana como en un cuento, porque por eso ya hubo quien, de forma genial, la escribió para siempre mágica y eterna.

Ahora  que Galicia - como también su derecho civil demuestra- está dejando de ser una comunidad esencialmente vinculada al mundo rural y al derecho agrario, y tiende a concentrar su población (aunque no toda) en las ciudades,  esto último no puede ser impedimento para mimar y preservar hasta el extremo los tesoros de su historia. Y Mondoñedo es uno de ellos.

Y como esta abogada bloguera –o sea, yo- tiene como uno de sus lemas vitales “seguir siempre adelante”, que mis queridos lectores no vean nostalgia en este post por más que estemos en Navidad.

Lo que quiero decir es que, dudo que se pueda entender Galicia ni su presente, si no se conoce ni se reconoce debidamente  su pasado. Y si la historia es la maestra de la vida,  es precisamente esto lo que otorga a Mondoñedo su inmenso valor presente y futuro.

Conocer y reconocer, como se merece, a esta pequeña pero muy valiosa ciudad, así como su incalculable legado histórico y cultural,  es un regalo de Navidad posible, que no imposible.

A todos los lectores del blog, ¡Feliz Navidad!.

(Y la foto de hoy, de hace apenas una hora. Una vista posterior de las torres de la catedral mindoniense. Hasta el próximo día).





FELIZ NAVIDAD DESDE MONDOÑEDO
10/12/2014
BLOG (NO SÓLO) DE DERECHO
(“Nunca será una duda la que nos haga enloquecer, sino una certeza, cualquier certeza”.París no se acaba nunca. E.Vila-Matas)

Comentaba anteayer  que pasear por Santiago de C. supone mirar (prácticamente) al cielo. Y que, por eso, al visitar el “Panteón de galegos ilustres”, me resultó un tanto difícil localizar la tumba de Domingo Fontán. Porque, precisamente se trataba de hacer lo contrario, debía mirar al suelo.

Fue la misma tarde en que dudé en cambiar el sentido de mi paseo.

Y es que, como dedico bastante tiempo a la Ley de Derecho civil de Galicia (ley 2/06, de 14 de Junio), pensaba que no quedaría del todo mal como foto de alguno de mis posts, la sede del Parlamento de Galicia.  Pero al final, opté por visitar el Panteón. Otro día explicaré el porqué.

Aquella tarde, también, ya tenía claro que escribiría unas cuantas entradas en el blog sobre los aciertos, y algún que otro desacierto,  de esta Ley.

Quizá entre las materias más espinosas que regula la Ley autonómica, está la relativa a las parejas de hecho -inscritas en el Registro de Parejas de Hecho de Galicia-, y que el legislador autonómico regula en la ya retocada Disposición adicional tercera de la Ley. Ocurre que, por efecto de esta disposición, a las parejas de hecho inscritas se les aplicaría -según la doctrina mayoritaria-, en defecto de pacto, el de la sociedad de gananciales.

Se produciría así, la paradoja de que, quienes en ejercicio de su libertad personal (art.10.1 Constitución) no quisieron casarse, terminan en una situación (económicamente, al menos) muy similar a quienes sí son matrimonio.

Esta paradoja, podría ser mucho más que un desacierto del legislador autonómico.  Porque es dudoso que la regulación legal en este punto de la norma gallega sea constitucional, aunque por el momento, el Tribunal Constitucional no ha tenido ocasión de pronunciarse sobre ello. Esto es así, porque las cuestiones planteadas al respecto, fueron inadmitidas por inadecuada formulación de los juicios de aplicabilidad y relevancia, lo que nos impide tener por el momento una sentencia sobre el fondo, que despeje definitivamente las dudas sobre la constitucionalidad de la disposición.

Por eso, en próximos posts  seguiremos tratando algunas cuestiones relativas a la Disposición adicional tercera de la Ley de derecho civil de Galicia,  que en el primero de sus tres apartados señala:  “A los efectos de la aplicación de la presente Ley, se equiparan al matrimonio las relaciones maritales mantenidas con intención o vocación de permanencia, con lo que se extienden a los miembros de la pareja los derechos y las obligaciones que la presente ley reconoce a los cónyuges”. 

Hasta el próximo día.

(Y la foto de hoy, la iluminación propia de la época del año.  Aunque dudo que sea lo mejor que puedas ver, si paseas mirando al cielo en Santiago).







LA ESPINOSA D.AD.3ª DE LA LEY 2/06 DE DERECHO CIVIL DE GALICIA Y PASEAR MIRANDO AL CIELO.-
06/10/2014
BLOG (NO SÓLO) DE DERECHO
"Como no he tenido hijos, lo más importante que me ha sucedido en la vida, son mis muertos, y con ello me refiero a la muerte de mis seres queridos".

Con esta certera y demoledora frase empieza "La ridícula idea de no volver a verte" (Ed.Seix Barral), un libro de la escritora Rosa Montero, que creo  que merece incluirse en esa categoría especial de libros a la que se refirió Benjamin Franklin cuando recomendó: "Lee mucho, pero no muchos libros".

La cuestión de haber tenido (o no) hijos, precisamente es la que marca el estudio jurídico-legal del patrimonio de una persona al planificar su testamento.

La existencia de hijos, o en su defecto, otros descendientes directos (nietos, bisnietos, etc.)  implica la existencia de un límite legal al testar: la legítima de los descendientes .

El legislador gallego en 2006, redujo las legítimas de los descendientes, de forma que desde la entrada en vigor de la Ley 2/06 de derecho civil de Galicia, la legítima de dos tercios (2/3) de la herencia a favor de los descendientes(arts.808 y 818 del Código civil) quedó reducida a un cuarto (1/4) de la herencia, a la vez que varía su naturaleza (art.243 de la Ley 2/06). (Recalco que me refiero a herencias a las que es de aplicación el Derecho civil de Galicia).

Ahora bien, esta legítima de los descendientes más reducida, es de aplicación para aquellas sucesiones en las que la muerte del causante sea posterior a la entrada en vigor de dicha ley. (Si pensamos en fallecimientos anteriores a la entrada en vigor de la ley 2/06 de Derecho civil de Galicia, la legítima de los descendientes de  ¼ no se aplica, sino la de 2/3).

Detrás de esta opción legislativa está también una filosofía de vida que a raíz de una reciente sentencia del Tribunal Supremo de 3 de Junio de 2014 sobre la desheredación de los hijos por menosprecio y abandono familiar a los padres –de la que algún día hablaré en el blog- ha vuelto a poner de máxima actualidad la disyuntiva:

¿debería el testador – que ha tenido hijos- contar con plena y absoluta libertad para testar y dejar su patrimonio a quien quiera, o deben existir legítimas a favor de los descendientes?

Y vosotros, ¿qué opináis?

(La foto de hoy, un panel publicitario en Piccadilly Circus en Londres. Por cierto, en el Derecho inglés no hay legítimas).

Hasta el próximo día.






HIJOS
C/Pintor Laxeiro, 5, 2°D, 27780 Fozinfo@mariagacioabogada.comAviso Legal