BLOG

Buscador >>
07/05/2015
BLOG (NO SÓLO) DE DERECHO
Supones bien, si estás pensando que la foto de abajo la saqué en la calle Obispo Aguirre en Lugo. La saqué malamente ( que es lo que tiene la combinación maletín + bolso + una mala fotógrafa), pero yo quería llevarme en el teléfono estos versos de Álvaro Cunqueiro. Y así fue.

Muy cerca de allí, la muralla, que protegía la ciudad y aún la resguarda del viento norte. Y no demasiado lejos la rúa da Raíña, por donde algún día pasó Isabel II, que le dio nombre a la calle.  Esa reina que tenía fama, y por lo que se ve en los cuadros, acreditada, de comer  constantemente pasteles y beber chocolate.

En la web, colgué ayer una breve nota (puedes leerla pinchando aquí )sobre una de las últimas sentencias  del Tribunal Supremo en materia de guarda y custodia compartida. Me parece interesante por varias cuestiones que comento allí, y principalmente porque el Alto Tribunal reitera su doctrina jurisprudencial sobre la guarda y custodia compartida, considerándola la medida deseable, al permitir que sea efectivo el derecho que los hijos tienen a relacionarse con ambos progenitores.

La guarda y custodia compartida no está ni con mucho generalizada, y es cierto que tampoco en todos los casos resulta posible su instauración. Pero es una realidad posible, y cada vez más frecuente, desde la Ley 15/2005, de 8 de julio, que reformó –entre otros- el artículo 92 del Código Civil.

Reflejo también de un cambio social evidente, que se produjo hace años, con la incorporación de la mujer al mundo laboral, y debido al hecho, prácticamente generalizado, de que el cuidado y atención a los hijos se comparte por la pareja. Lo que no tiene por qué dejar de suceder en caso de ruptura. 

Con los versos del ilustre y genial escritor mindoniense Álvaro Cunqueiro, me despido por hoy.

" E foise polo medio e medio do outono…”

Hasta el próximo día.






LUGO, CUNQUEIRO, Y… COMO SIEMPRE TAMBIÉN… DERECHO
02/02/2015
BLOG (NO SÓLO) DE DERECHO

“Todos somos aficionados. La vida es tan corta que no da para más”. (Charles Chaplin).

Como puede deducirse del título, ésta es la historia de un papagayo jurídico. Aunque, en realidad, es la historia de un tópico, y como ocurre con todos los tópicos, es mentiroso. Así que, ésta es la historia mentirosa del papagayo jurídico. 

El viernes, por azares tecnológicos, di con un enlace a una charla de abogados, donde un (mediático) abogado anunciaba que nos había salido un competidor. Se refería a google.  Y el sábado leía en “La Voz de Galicia”, el rechazo de la comunidad universitaria, a las carreras que pasarán a ser de 3 años (con la posibilidad de cursar un máster durante dos años más). Y eso incluye Derecho.

Puede ser que la culpa de buena parte de este lío en el mundo del Derecho la tenga “ Google”. Pero en realidad, todo empezó con una mentira, y muchos años antes de que existiera Google. Empezó el día que, se instaló la creencia de que la historia vital de un alumno de Derecho y posterior profesional del gremio, era la historia de un papagayo. Con eso de que, el conocimiento memorístico era la base del aprendizaje, en las facultades primero,  y curiosamente también, en las oposiciones que conforman la élite jurídica, todo el mundo acabó viéndonos como papagayos jurídicos: meros conocedores y algunos hasta recitadores, de códigos y artículos. Y eso de que éramos o somos, papagayos jurídicos, era y es, una soberana mentira.

La mentira es tan simplona como suponer que - sabiendo en qué artículos del Código civil o de la ley de derecho civil de Galicia se regula la servidumbre de paso o el testamento - sabremos dar solución a todos los problemas que en la vida real pueda dar la servidumbre o el testamento en cuestión.  El error es  pensar que, saber derecho,  es saber únicamente qué dice el artículo de una ley. 

Así que, si algún papagayo jurídico hay, que parlotee los artículos de los códigos y leyes civiles desde Napoleón hasta hoy, ese papagayo acaba de nacer, y es Google. Que podrá llevarte al Código civil en un clic, y en otro clic, a los artículos del testamento. Pero que no puede hacer más, aunque tú y tu problema necesitéis mucho más.  Porque sabe (cual papagayo) las leyes, pero no sabe Derecho. Que no son lo mismo, aunque pueda sonar parecido.  Pídele a Google la solución a “tu” problema. Que te enseñe Google cuál es la mejor estrategia a seguir en “tu” divorcio. Que te diga Google qué testamento y qué cláusulas testamentarias responden mejor a “tus” necesidades personales y patrimoniales. Que Google te dirá los artículos de las leyes cual papagayo. Sólo eso.

Pero volvamos al principio de nuestra historia: a la universidad, y busquemos allí también las huellas de la historia (mentirosa) del papagayo. Aunque eso será en la segunda parte del post, donde podrás enterarte de qué pinta en todo esto la cita de Charles Chaplin.

Hasta el próximo día.  ( Y la foto de hoy, flores. Un poco de color para salvarnos de tanto gris).


EL PAPAGAYO JURÍDICO (1ªPARTE)
15/01/2015
BLOG (NO SÓLO) DE DERECHO
Nos vimos por última vez (virtualmente, claro) el día de Nochebuena y hasta hoy. Llevaba varios días observando –entre papeles y trabajo- la portada de mi blog, y admito que pedía cambio.

Pasaron las uvas, los Magos, y pasaron cosas también que nunca debieran de haber pasado, y aquí estoy de nuevo. La montaña de papeles y el trabajo continúa, pero quería saludaros.

En unos días renuevo – bueno, al menos eso pretendo- la sección de notas, con varios temas importantes. Una de esas notas espero dedicarla a la fiscalidad en materia de sucesiones ( ya sabéis a estas alturas que sucesiones es el término más correcto jurídicamente para el más conocido de herencias) de los seguros de vida en el caso de sujetos pasivos pertenecientes al Grupo II. Y me estoy refiriendo con ello al caso de la regulación contenida en el Decreto legislativo 1/2011 de 28 de julio, por el que se aprueba el Texto refundido de las disposiciones legales de la Comunidad Autónoma de Galicia en materia de tributos cedidos por el Estado.

Aunque, sin duda, la temática que espero ocupe buena parte de este trimestre en mi web serán ciertas cuestiones relativas a las parejas de hecho (inscritas) de la ley de derecho civil de Galicia, que trataré desde la perspectiva civil (relativas a la constitución y a la extinción por ruptura o por fallecimiento); y también desde la tan importante como bastante desconocida perspectiva fiscal o tributaria.

Desde luego, en el caso de las parejas de hecho inscritas de la ley de derecho civil de Galicia, existen una serie de cuestiones legales y jurisprudenciales, que tienes que saber y que (a lo mejor) nadie te cuenta.

Así que, por no ser demasiado conocidas, escribiré sobre ellas en las próximas semanas. 

Hasta el próximo día.

(En la foto la estatua en bronce del escritor Valle-Inclán, con gesto concentrado, admirando la catedral compostelana. Y sí, la foto la tengo de aquella visita a Santiago de C., en la que también paseé  mirando al cielo).
EL GESTO CONCENTRADO DE LA ESCULTURA DE VALLE-INCLÁN Y CUESTIONES LEGALES QUE DEBES SABER Y QUE (A LO MEJOR) NADIE TE CUENTA.-
C/Pintor Laxeiro, 5, 2°D, 27780 Fozinfo@mariagacioabogada.comAviso Legal