BLOG

Buscador >>
18/12/2017
BLOG (NO SOLO) DE DERECHO
                        "Si queremos que todo siga igual, es necesario que todo cambie”. (El Gatopardo. G.T. di Lampedusa)


El mortecino y frío sol de diciembre acentúa la sombra que se proyecta sobre la estatua en recuerdo del abogado y político compostelano, Eugenio Montero Ríos. Todo personaje controvertido refleja  severos contrastes. 

También como una metáfora visual de los hitos fundamentales del siglo XIX a pocos metros de allí, se alza la casa en la que nació el canónigo Antonio López Ferreiro. Y una no puede dejar de ver en esa línea imaginaria que los une y separa, una representación de la resistencia que la Iglesia ejerció contra la instauración de la legislación liberal que con suma habilidad promovió Montero Ríos, y que supuso el derrocamiento del juego de fuerzas y poder  propio del Antiguo Régimen.


A este lado de la calle, en el interior de los muros de esta casa de apariencia sólida y austera, vino al mundo López Ferreiro. Al leer retazos biográficos del historiador y canónigo, llaman la atención su constancia y abrumadora capacidad de trabajo, su prodigiosa memoria y su erudición. En una fría noche de enero de 1879, y tras días de excavaciones en la catedral compostelana, el canónigo encontró los restos del Apóstol, que había escondido siglos antes el arzobispo San Clemente. Supuso el renacer de la peregrinación a Compostela.

Como no cambio este silencio apenas truncado por el tránsito lento de unos pocos coches o las risas apagadas de una terraza, por el bullicio próximo a la catedral, prefiero quedarme aquí, intentando escudriñar un poco el gesto lejano del político astuto y sagaz, que supo ver como la industrialización llegaba al sur de Galicia, pero no así a Compostela. Su apoyo para que la ciudad contara con una primera línea de ferrocarril o edificios como el  de la Facultad de medicina o el que es hoy en día sede del Parlamento de Galicia, entre otros, son muestra de su labor de promoción y protección. 

Un rato después, y a pesar del frío, intentaré localizar la modesta casa donde nació el abogado y político compostelano.  Una amable señora, a la que interrumpí su tranquilo paseo,  me indicará: “Mire, ten que baixar esa costa…” Expresión  que podría servirme para otra metáfora  sobre las fórmulas de ascenso social en pleno siglo XIX y el clientelismo político propio de aquella época, del que Montero Ríos fue uno de sus máximos exponentes. Ahí dejo la idea para otro (posible) post. 

Hasta el próximo día.

P.S.: En la fotografía, la estatua de Montero Ríos en Mazarelos. Eugenio Montero Ríos fue ministro de Gracia y Justicia; ministro de Fomento; presidente del Senado y presidente del Consejo de Ministros. Se considera uno de los autores del movimiento codificador del siglo XIX, junto a Manuel Alonso Martínez.



DE PASEO POR EL SIGLO XIX
07/01/2016
BLOG (NO SÓLO) DE DERECHO
Si hubiera que enumerar los tropiezos en función de su gravedad y consecuencias, supongo que habría que empezar por los tropiezos vitales, continuar con los tropiezos en sentido literal, para luego terminar por los tropiezos en sentido digital. Sin reparar en el dolor que suelen causar -primordialmente los primeros- todos ellos suelen resumirse en la certeza invariable de que, el ser humano es patoso.

Patoso insistente. Porque desde luego estoy con quienes afirman que, tropezar tantas veces con las mismas piedras, da que pensar.

El post de hoy va de un tropiezo digital. Porque me sucedió estos días que, estaba contenta (suena un tanto mal decirlo, pero en mi descargo recuérdese el título del post) con los centenares de visitas que había tenido mi post navideño y las muchas veces que había sido compartido en Facebook.

Pero como la alegría no suele ser un estado permanente, porque si lo es se vuelve sospechosa, el encantamiento me duró lo justo. Y como también soy, a veces, una ignorante digital - que para algo tengo los años que tengo y más de media vida me la pasé viviendo en un mundo sin internet- aprendí tropezando que la URL de una página no siempre se escribe igual en un ordenador y en una tableta. Y perdí el post originario.  Y aunque ahora -de nuevo- esté ahí, y parezca exactamente el mismo, no lo es. Es el mismo texto, la misma foto, pero no es el mismo enlace.

En realidad, da la triste sensación de que es el post menos compartido de mi blog. O sea, una demostración –otra más de tantas- de que en esta vida (casi) nada es lo que parece.

Si a eso le añadimos que desde el 1 de enero es obligatoria la presentación de demandas y todo tipo de escritos procesales vía telemática (Lexnet), no tengo ya la más mínima duda de que este año 2016 será un año de novedades digitales.

De mi post navideño y sus incidencias me olvidé a los pocos minutos, contemplando uno de mis cuadros favoritos: La Virgen con el Niño dormido, de Mantegna. Si alguno de vosotros no conoce esta pintura, le sugiero que la busque en Google. 

Creo que ese cuadro es la demostración de que en la delicadeza  –tan poco frecuente, por cierto- hay siempre belleza.


Hasta el próximo día.

P.S: Y la foto de hoy, que no es de hoy.  Todo lo que pude traerme con la cámara del teléfono de ese paraíso de playa que es Llas, en pleno atardecer de lluvia y viento.

HISTORIA DE UN TROPIEZO
22/09/2015
BLOG (NO SÓLO) DE DERECHO
Contar con una Ley de Jurisdicción Voluntaria estaba entre las asignaturas pendientes de esta legislatura  - y de algunas de las anteriores-  ya que la regulación que teníamos en materia de jurisdicción voluntaria se contenía en la antigua Ley de Enjuiciamiento Civil de 1881. Y no es por menospreciar -ni con mucho- al legislador del siglo XIX, de bastante más finura jurídica (por cierto) que el legislador contemporáneo. Pero eso no quita que la regulación fuera propia de una época en la que las mujeres vestíamos corsé, y el medio más usual para moverse fuera el carro tirado por un caballo. Eso suponiendo que hubiera para (comprar) el corsé, el carro y el caballo.

Y con esa  visión decimonónica del mundo, que traslucía en ciertas cosas de la ley, había que presentarse en el juzgado en pleno 2015, lo que planteaba algunas contradicciones e incoherencias con el mundo actual que iré apuntando en el blog.

Que el Derecho suele ir por detrás de los avances sociales es tan sabido, que escribirlo es una obviedad. Y que, el legislador en este nuestro país, también suele ser un tanto lento en las respuestas (al menos, en algunas) también es otra obviedad. El caso es que en el año 2000 cuando se publicó la nueva Ley de Enjuiciamiento Civil (B.O.E. de 7 de enero), el legislador nos regaló una vacatio legis de 1 año antes de la entrada en vigor de la ley. Vacatio que buena falta nos hizo a los profesionales para meternos en harina, porque era toda una ley de procedimiento, y habíamos estudiado en las universidades la de 1881.

Y se dejó como asignatura pendiente, una ley de jurisdicción voluntaria.

Reconozco que, más de una vez, miré de esguello (de reojo), y con una leve sonrisa, la Disposición Final Décimoctava de la Ley de Enjuiciamiento civil. Me encontraba la Disposición de cuando en vez, que es lo que pasa por mera estadística de uso, o por aquello de que el diablo se esconde en los detalles. La Disposición dice: “En el plazo de un año desde la entrada en vigor de esta Ley, el Gobierno remitirá a las Cortes un Proyecto de Ley sobre Jurisdicción Voluntaria”.

Teniendo en cuenta que la Ley de Jurisdicción Voluntaria (Ley 15/2015) ha entrado en vigor -con ciertas excepciones que señala su Disposición Final vigésima primera- a los 20 días de su publicación oficial en el B.O.E. ( B.O.E. de 3 de julio de 2015), da idea de que el legislador de 2000 fue exageradamente optimista en sus pronósticos.

Ahora que tenemos Ley de Jurisdicción Voluntaria, creo que ya va siendo hora de que renueve la sección de notas de mi web, y que esta semana empiece la serie con una sobre algunas reformas que afectan a ciertas cuestiones con trascendencia jurídica relativas a las personas con capacidad modificada judicialmente. Lo que, de paso, supondrá que cumpliré lo prometido en mi anterior post. Y ahora podría disculparme por el retraso en publicar, diciendo que estoy haciendo no sé qué, y es verdad. Pero no voy a decir nada, por dos cosas:

Primero, porque cuando una trabaja y el poco tiempo que le queda lo dedica a estudiar algunas cosas, pasa como con los artistas, no cuenta los proyectos hasta que están finalizados. Y segundo, y lo más importante, porque si una se retrasa, se deja de autoindulgencias, y asume y reconoce que se retrasa. Punto. El resto es poesía ( es un decir, claro) y no lleva a nada (bueno).

P.S.: La foto la saqué una tarde de playa. Y ahora tendría que decir algo también del cielo azul, pero con los años llegan las arrugas. Y arrugarse significa romperse, lo que supone también, entre otras cosas, que aprendes que no es conveniente que en los posts - como tampoco en la literatura-  haya demasiado azul. Pero ya que el día se presenta gris… 

Hasta el próximo día.











NUEVA LEY DE JURISDICCIÓN VOLUNTARIA. (EL MUNDO VISTO DESDE UN CARRO, CUANDO LAS MUJERES VESTÍAMOS CORSÉ).-
C/Pintor Laxeiro, 5, 2°D, 27780 Fozinfo@mariagacioabogada.comAviso Legal