BLOG

Buscador >>
22/09/2015
BLOG (NO SÓLO) DE DERECHO
Contar con una Ley de Jurisdicción Voluntaria estaba entre las asignaturas pendientes de esta legislatura  - y de algunas de las anteriores-  ya que la regulación que teníamos en materia de jurisdicción voluntaria se contenía en la antigua Ley de Enjuiciamiento Civil de 1881. Y no es por menospreciar -ni con mucho- al legislador del siglo XIX, de bastante más finura jurídica (por cierto) que el legislador contemporáneo. Pero eso no quita que la regulación fuera propia de una época en la que las mujeres vestíamos corsé, y el medio más usual para moverse fuera el carro tirado por un caballo. Eso suponiendo que hubiera para (comprar) el corsé, el carro y el caballo.

Y con esa  visión decimonónica del mundo, que traslucía en ciertas cosas de la ley, había que presentarse en el juzgado en pleno 2015, lo que planteaba algunas contradicciones e incoherencias con el mundo actual que iré apuntando en el blog.

Que el Derecho suele ir por detrás de los avances sociales es tan sabido, que escribirlo es una obviedad. Y que, el legislador en este nuestro país, también suele ser un tanto lento en las respuestas (al menos, en algunas) también es otra obviedad. El caso es que en el año 2000 cuando se publicó la nueva Ley de Enjuiciamiento Civil (B.O.E. de 7 de enero), el legislador nos regaló una vacatio legis de 1 año antes de la entrada en vigor de la ley. Vacatio que buena falta nos hizo a los profesionales para meternos en harina, porque era toda una ley de procedimiento, y habíamos estudiado en las universidades la de 1881.

Y se dejó como asignatura pendiente, una ley de jurisdicción voluntaria.

Reconozco que, más de una vez, miré de esguello (de reojo), y con una leve sonrisa, la Disposición Final Décimoctava de la Ley de Enjuiciamiento civil. Me encontraba la Disposición de cuando en vez, que es lo que pasa por mera estadística de uso, o por aquello de que el diablo se esconde en los detalles. La Disposición dice: “En el plazo de un año desde la entrada en vigor de esta Ley, el Gobierno remitirá a las Cortes un Proyecto de Ley sobre Jurisdicción Voluntaria”.

Teniendo en cuenta que la Ley de Jurisdicción Voluntaria (Ley 15/2015) ha entrado en vigor -con ciertas excepciones que señala su Disposición Final vigésima primera- a los 20 días de su publicación oficial en el B.O.E. ( B.O.E. de 3 de julio de 2015), da idea de que el legislador de 2000 fue exageradamente optimista en sus pronósticos.

Ahora que tenemos Ley de Jurisdicción Voluntaria, creo que ya va siendo hora de que renueve la sección de notas de mi web, y que esta semana empiece la serie con una sobre algunas reformas que afectan a ciertas cuestiones con trascendencia jurídica relativas a las personas con capacidad modificada judicialmente. Lo que, de paso, supondrá que cumpliré lo prometido en mi anterior post. Y ahora podría disculparme por el retraso en publicar, diciendo que estoy haciendo no sé qué, y es verdad. Pero no voy a decir nada, por dos cosas:

Primero, porque cuando una trabaja y el poco tiempo que le queda lo dedica a estudiar algunas cosas, pasa como con los artistas, no cuenta los proyectos hasta que están finalizados. Y segundo, y lo más importante, porque si una se retrasa, se deja de autoindulgencias, y asume y reconoce que se retrasa. Punto. El resto es poesía ( es un decir, claro) y no lleva a nada (bueno).

P.S.: La foto la saqué una tarde de playa. Y ahora tendría que decir algo también del cielo azul, pero con los años llegan las arrugas. Y arrugarse significa romperse, lo que supone también, entre otras cosas, que aprendes que no es conveniente que en los posts - como tampoco en la literatura-  haya demasiado azul. Pero ya que el día se presenta gris… 

Hasta el próximo día.











NUEVA LEY DE JURISDICCIÓN VOLUNTARIA. (EL MUNDO VISTO DESDE UN CARRO, CUANDO LAS MUJERES VESTÍAMOS CORSÉ).-
06/02/2015
BLOG (NO SÓLO) DE DERECHO
Corría la década de los 80 y también la de los 90,  cuando los universitarios de este país acumulaban para el estudio toneladas no  - pero  kilos sí- de apuntes. Por aquellas fechas, la universidad era (o por lo menos parecía) una burbuja. Estaba al margen del mundo, y creo que del mercado también. Sin embargo, fuera, en la calle, empezaba de forma tímida a despuntar el fenómeno de la “globalización”.

En realidad, a todo el fenómeno globalizador le pusimos nombre después. Es ahora cuando sabemos que se inició en los 80, y tuvieron mucho que ver en ello la implantación y desarrollo de las nuevas tecnologías. La aparición de internet en nuestras vidas, supuso una revolución, y cambió para siempre  el mundo.

Por aquella época el aprendizaje (que parecía únicamente) memorístico, conseguía –o al menos, pretendía- que asimilaras la estructura, el funcionamiento y la finalidad de las instituciones o figuras jurídicas y su integración en un sistema. Al lograr esto, salías al mundo laboral, y aunque no tuvieras la visión práctica de haberte manejado con una sentencia, o haber hecho un alegato en un juicio,  el aprendizaje posterior era coser y cantar. Porque sucedía como a los buenos jugadores de cartas, que habías aprendido a mover las cartas con los ojos cerrados, y eso te permitía aplicar todos tus sentidos a todo lo demás: estrategia, análisis crítico, etc. etc…(Por cierto, ¿no se refieren a esto las teorías modernas de la educación y aprendizaje? )

Por eso es probable que las nuevas tecnologías, Internet, y concretamente el buscador “Google”, hayan puesto un interrogante sobre el valor actual del aprendizaje memorístico. Pero tan cierto es que, el valor del aprendizaje memorístico baja enteros, como que los profesionales jurídicos no han forjado sus conocimientos y habilidades en la mera memoria. Es la historia (mentirosa) del papagayo.

Sólo el buen profesional (con Google o sin él) juega a las cartas con los ojos cerrados, porque las conoce bien y al dedillo. Pero eso lleva toda una vida, y la universidad sólo es el primer paso. El brillante Charles Chaplin lo definió con maestría cuando dijo que todos somos aficionados, porque la vida es corta, y no da para más. Así que, no caigamos en la falsa idea de que con Google y la paciencia de dos tardes, se aprenderá Derecho. Al revés, la creciente complejidad del mundo es probable que traiga más exigencia y especialización a las profesiones jurídicas. 

Para terminar y volviendo al post del otro día, y al anuncio de nuevos planes universitarios, si llegan, que vengan acertados.

Que sirvan para que los futuros profesionales del Derecho aprendan a jugar sus cartas (profesionales) con los ojos cerrados.

Que traigan aulas - reales o virtuales- dinámicas, conectadas con las exigencias del mundo y su evolución. 

Aulas en las que el talento no pase nunca, por ningún motivo, desapercibido
.

Aulas, que sean centro de talento y esfuerzo.

Aulas en las que la menor capacidad económica no sea nunca impedimento para tomar en ellas asiento. 

Hasta el próximo día. ( Y la foto, tan  propia de estos días). 
EL PAPAGAYO JURÍDICO (2ªPARTE)
01/12/2014
BLOG (NO SÓLO) DE DERECHO
"Si un árbol cae en el bosque y no hay nadie para escucharlo, ¿ hace ruido el árbol?" (Berkeley)

No es mi cita filosófica favorita, porque por el momento no encontré ninguna que explique con más agudeza, y de forma más sencilla, el funcionamiento del mundo, - y también muchas de sus injusticias y desigualdades- que, la de Ortega y Gasset: "Yo soy yo y mi(s) circunstancia (s)"


De todos modos, ahora que todo parece reducirse a aprender idiomas y  "cosas que sirvan" (que desde luego está muy bien aprenderlas) reconozco que cada vez presto más atención a "las cosas que -dicen que- no sirven para nada" (que también creo que están muy bien aprenderlas, aunque al pensarlo esté en minoría).

Será que ser abogada y observadora suelen ir unidos (y yo soy yo y mis circunstancias); pero creo que el árbol de Berkeley indudablemente está de máxima actualidad. Porque en este mundo que vivimos,  si no te oyen, si no te ven, definitivamente no existes.

Es fácil advertir que si no hay cerca un medio de comunicación que cuente tus venturas y desventuras, eres como el árbol de Berkeley, que cae en el bosque, pero no hace ruido. Porque ya se sabe que, el ruido sólo cuenta... si hay alguien que lo escuche.

Termino el post, recordando que en la sección de notas en el portal de la web, ya he colgado las prometidas en relación con el  derecho de transmisión a propósito de la sentencia del Pleno del Tribunal Supremo (Sala de lo Civil) de 11 de septiembre de 2013. Espero que puedan ser útiles a alguien.

( Y la foto de hoy, una vista parcial de un manzano. Porque hoy va de árboles el post, y porque después de todo, parece que todos nuestros problemas empezaron por una manzana).

Hasta el próximo día.








EL ÁRBOL DE BERKELEY
C/Pintor Laxeiro, 5, 2°D, 27780 Fozinfo@mariagacioabogada.comAviso Legal